El oficio de escribir

Actualidad política, escritos y relatos de la Argentina

Cacerolas

Las cacerolas llevan tronido, pero no es chubasco. Saltan los manifestantes porque aseguran que “no son negros K”. Injurian y prometen venganza. La distancia entre el “Viva el cáncer”, que se hiciera famosa como blasfemia contra una Eva Perón muy enferma, achica los tiempos históricos. ¿Acaso la historia se torna cíclica como pensaban los Aztecas? ¿Es la experiencia política anterior, que se repite como una paradoja del destino? Civilización y barbarie, en tiempo presente. La paquetería y el estilo europeo de la clase media de zona norte que desdeña la distribución del ingreso.
La igualdad, fundamento político y filosófico del espíritu revolucionario de la Francia de 1789, es sólo aceptada por puro snobismo. Cuando ese principio se pone en práctica, se plasma en política concreta, la igualdad genera rechazo y odio. Esa clase media reclama un rasgo distintivo, un elemento que reafirme la vitalidad de su pertenencia a un sector social determinado. Se alarma cuando esos límites que la distinguen como tal, nivel de ingresos, acumulación patrimonial, nivel educativo, se tornan difusos. Cuando esa gente de color oscuro, sin origen, sin tradiciones, brutal, accede a los privilegios de clase, la cacerola suena para manifestar su descontento.
El tono amenazante con el que se refieren a la figura presidencial rosa con el fascismo más recalcitrante. ¿Será que se agotan los privilegios de clase? Aspiran a torcerle el brazo al gobierno, olvidando el resultado de las elecciones pasadas. Una derecha amorfa, e inconducente, diatriba en los foros de los diarios de alcance nacional. La sociedad se divide en dos y todos se sienten obligados a jugar. Sólo que un sector, el que no gobierna, es capaz de cometer locuras en el medio de su torpeza. Hablan de marcha civilizada, de una república imaginaria e ideal, de una verdadera democracia. Obviando que Argentina se sumergía en la más profundas de las ignominias, en tiempos en que los “caceroleros” disfrutaban de las playas de Cancún cuando podían comprar un dólar barato. Que las fábricas cerraban por doquier, como consecuencia de la apertura económica. Que las dos terceras partes de la población quedaban sumergidas en la pobreza, como consecuencia de la creciente desocupación. Qué ironía, antes desesperaban por los patacones, ahora reclaman dólares.
Despectivamente vomitan una bilis viscosa, que se pegotea en foros y redes sociales, en la que ofenden a las comunidades peruana, boliviana y paraguaya, porque de infelices jamás podrían hacer los trabajos que esas colectividades desarrollan en la construcción, en la fabricación de prendas textiles que la clase media paga barata para fabricar, pero compra cara en las tiendas de zona norte; o bien adquiriendo las verduras que los quinteros de las zonas rurales cosechan de sol a sol y que venden en las calles paquetas que esa clase media camina mirando con desprecio.
Los golpes bajos y las líneas argumentales se renuevan. La crítica ahora es por izquierda. Cuando un funcionario opina sobre la inconsistencia de la movilización, la respuesta de la prensa contumaz no se hace esperar: “Esos que critican la marcha no son los negritos del conurbano, son los funcionarios de un gobierno que vive en la zona de Puerto Madero”. Como si el empresariado argentino, y sus periodistas adictos por contrato, fueran los guardianes del patrimonio argentino, como si ejercieran su profesión ad honorem, desinteresadamente, como si fueran Carmelitas descalzas que hacen su trabajo por fe religiosa.
A esta altura de los acontecimientos vale aclarar que este cronista, que no se despega de su trabajo porque parte de su tarea es la vida cotidiana, pudo ver que mientras un grupo de manifestantes se concentraba cerca de la Avenida 9 de Julio, los trabajadores que desde muy temprano viajan con el tren de la Línea Sarmiento, o cualquiera de las líneas que se dirigen hacia el conurbano oeste, se apoltronaban en los pocos espacios que encontraban. Algunos, los menos, los que lograron sentarse, iban a los cabezazos limpios del sueño acumulado durante el día; otros, los que van parados porque la fortuna no los ha favorecido, duermen como pueden apenas sostenidos por sus piernas; algunos sumergidos en un sueño profundo, que los mece y hamaca al ritmo empecinado del tren. En esas imágenes, que en fracciones de segundos se cruzan por sus cabezas, no hay nada de onírico. Todo es material y concreto. El sueño del primer auto usado, los planes para unas vacaciones en la costa bonaerense, la compra de los electrodomésticos que confirmarán que la movilidad social ascendente no es una definición de los manuales de historia, sino la puesta en práctica de una política que en un esquema binario implica que en la distribución equitativa del ingreso algunos deberán resignar parte de sus ganancias. Sin ello, sin un gobierno que tenga esa actitud frente al poder económico, no es posible un país con inclusión. Ese concepto, caso curioso, no estuvo presente en las consignas de los caceroleros. Equidad, matriz distributiva, son palabras ajenas a sus vocabularios.
Tan desesperados y huérfanos están, que las fuerzas políticas de la oposición creen ver la posibilidad de unificar fuerzas para una batalla común. Allí no los une un programa único, tampoco las coincidencias ideológicas, muchos menos las perspectivas políticas, sólo el afán mezquino de acceder al poder con el sólo fin de llegar. Una carrera alocada, a tontas, carente de un hilo que los pueda enhebrar a todos juntos. Paso en 2004, ocurrió en 2008, vuelve a suceder en 2012. Son las regularidades de un proceso político que genera más sensaciones personales, y aromas triunfalistas, que datos certeros de la realidad.
Anuncios

2 comentarios el “Cacerolas

  1. Anonymous
    18 septiembre, 2012

    En realidad, que el caceroleo haya sido espontáneo, autoconvocado u organizado a lo largo de varios días, no cambia su significado. Ya sabemos la importancia que aún poseen los medios oligopólicos para fijar la agenda. Aunque también es evidente la pérdida de la importancia de su hegemonía, habida cuenta de los resultados electorales de octubre pasado.Es cierto: Lo que en realidad IRRITA a esa elegante masa variopinta, desde los que convocan a la muerte, puteadores y destituyentes hasta alguien que clamaba por conferencias de prensa y el exaltado jovencito que gritaba por "no poder" viajar a Punta del Este todos los años, es que el MODELO sigue en marcha, con sus más y sus menos.Está claro que se han cometido muchas desprolijidades, especialmente en el área de la comunicación. Pero también es cierto que lo que surge a través de la cadena nacional es sistemáticamente ignorado por el cacerolaje vernáculo que se entera mal de lo que sucedió cuando los medios se lo informan, una vez tergiversada y retorcida la realidad hasta transformarla en lo absolutamente contrario.Con los graves problemas a nivel mundial que obligan a rectificar constantemente el rumbo a fin de conservar y, si es posible, mejorar lo realizado en los últimos 9 años, un gran porcentaje de los cacerolos se preocupa sólo por su propio ombligo. Para muchos de ellos, el resto del país NO EXISTE ó NO IMPORTA DEMASIADO. Incluso, como expresó casi en el paroxismo una elegante y ojerosa dama, a su mucama le habían adjudicado un terreno!!! ¿Existe algo más ruin?Opino que hay que mantenerse muy atentos porque, a pesar de su elegancia, muchos de ellos no son realmente BUENAS PERSONAS. Nadie en sus cabales DESEA LA MUERTE. Nadie con dos dedos de frente puede hablar de DICTADURA.Estamos ante un Gobierno que impone ciertos límites salvaguardando el interés general y protegiendo a quienes menos tienen. Indudablemente, esos límites MOLESTAN, poco ó mucho según el caso.Pero molestaron mucho más los que, como en el caso de la Noche de los Lápices de hace 36 años, no dudaron en desaparecer, torturar y matar a jóvenes pibes estudiantes, ó a sindicalistas, curas villeros, intelectuales y obreros. Por miles.Faltan 80 días para el 7 de diciembre.SaludosTilo, 71 años

  2. Walter Barboza
    18 septiembre, 2012

    Gracias por tus comentarios Tilo. Me pareció espantoso el comentario de esa mujer, despreciando a su "empleada doméstica". Como si no tuviera derecho a tener una vida más digna. Obvió decir el lugar en el cual esa mujer accedió al lote. Seguramente no es de los que están ubicados en las zonas más caras de la provincia, porque esos lotes se los quedaron ellos y los cotizaron, dólar mediante, a cifras inalcanzables. Hubiera estado bueno preguntarle si a su empleada la tenía bajo condiciones dignas de trabajo (sueldo en blanco, aportes jubilatorios, horas extras si las hubiere). En fin, la batalla cultural continúa.Un abrazoTilo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 18 septiembre, 2012 por en Uncategorized.
Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

w23

Dreamer. Lover. Writer. Giver.

Let Me Think About It

Cine, series, política, deportes... Un poco de todo

AELIO

Revista digital sobre estética y creación artística

Yuecalderon Blog

LIBRES PENSADORES.

Revista NARCO

Todos merecemos un patrimonio inexplicable

SIENTSOCIAL

Experiencias y reflexiones de una futura Trabajadora Social

Palabras entre el Café

Porque nos merecemos un espacio para intercambiar

RENOMBRANDO LOS DÍAS

Just another WordPress.com weblog

CASTALIA CABOTT

... y mis historias se cuentan solas

El arte por el arte

Just another WordPress.com site

poetadosislas

Poetadosislas/WordPress.com site

Putum putum

A blog made with love

Joy, Lovely Joy

Writing through mothering

La Vuelta al Mundo en 10 Años

17 años después todavía seguimos en la ruta.

Marina Chetner

Be Inspired Through Travel

En un sorbo de Café

Un poco de lo que sé... Aquellas cosas que me cuentan.

A %d blogueros les gusta esto: